Turismo por la Selva Central

Elegir un destino depende mucho de qué quieras hacer. El Perú cuenta con variados escenarios, como para complacer a todo tipo de viajero. Y si lo tuyo es conectarte con la naturaleza, tienes dos destinos ideales: Junín y Pasco. Visita Chanchamayo, Villa Rica y Satipo, y olvídate por unos días de la ciudad y su rutina.

Para llegar a la selva central, encontrarás un camino cautivante. Se pasa por Ticlio (o Abra de Antícona) y se hace una parada necesaria en Tarma. Sus campos de flores son espectaculares. Luego, ya casi en La Merced, capital de Chanchamayo, es ideal hacer una pausa en San Ramón. Allí la estrella es el Santuario Nacional Pampa Hermosa, un área natural de más de once hectáreas, donde está el cedro gigante llamado El abuelo y en cuyas cabañas puedes hospedarte por S/.320 la noche. Te sentirás muy conectado con la naturaleza.

En Chanchamayo, las distancias son cortas y cómodas: un tour tradicional por día no supera los S/.80. Las opciones son: 1) caminatas y zambullidas en las cascadas El Tirol (a 20 km de la ciudad), Bayoz y Velo de la Novia (a más de 30 km, en el valle del Perené); 2) convivencia con las comunidades asháninkas de Amarakaeri, Centro San Miguel Amarakaeri (en las alturas del anterior) o Pampa Michi para dormir con ellos en medio del bosque (tienen búngalows), escuchar sus historias, probar su comida o aprender sus conocimientos ancestrales.
En la ciudad, hay que ir a tomar una buena taza de café con dos apasionados del grano: Abdiel Quispe de Ecological Chanchamayo (en el centro de la ciudad) y Paul Gamero de Green Gold (en las afueras, rumbo al Perené). Por la noche, ya para distender el cuerpo, el centro de la diversión es la discoteca Kametsa , ubicada en la salida hacia San Ramón.

Rutas naturales
Cuando llegue el momento para partir, anda más hacia el interior. Toma la vía hacia Pichananaqui y Satipo o la carretera hacia Pozuzo y Villa Rica. Aún en Junín, Satipo tiene apenas 50 años de creación como ciudad, pero sus atractivos son tan antiguos como la Tierra. Es el lugar con más petroglifos en todo el país. El mejor lugar para apreciar esas formas abradas en roca hace más de 35 siglos, es en Huanacaure, a 15 minutos de la ciudad.Otra característica de este destino es que tiene 200 cataratas. Busca al menos la Arco Iris y la Gallito de las Rocas. Hay tours desde Chanchamayo (a partir de S/.300 por dos noches) o desde Satipo mismo (por S/.60, sin hospedaje).

Si tomaste la otra ruta, habrá otras sorpresas. Villa Rica es una redundancia. No solo por el sabor del café, sino por los paisajes. Busca la Finca Santa Rosa para hospedarte. Encontrarás calma, experiencias como productor de café y conexión con la naturaleza. También ve al Área de Conservación Municipal Bosque Sho’llet, que con sus 8.995 hectáreas es habitada por fauna sorprendente: al menos 95 tipos de orquídeas. La laguna El Oconal, a solo 15 minutos de la ciudad y con 164 hectáreas de área y 60 especies de aves, es otro de esos escenarios que cautivan tanto que generan amor, el mismo amor que sintieron Ruth y Marlo, así como Roberto, y que también puedes sentir tú

fuente : El Comercio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *